• Home / 
  • Categoria :

DE “RAZONABLES CASAS” y “DONDE LOS INDIOS JUGABAN A LA CHUECA”: LA PRIMERA OCUPACIÓN HISPANA DE VALDIVIA (1552-1599)

Imagen 1. Valdivia, plano holandés. 1643. Archivos del Centro de Interpretación Patrimonial de Todas las Aguas del Mundo.

 

 

Cuando se habla de la fundación de ciudades se suele pensar en el inicio desde cero de un poblado gracias al esfuerzo de sus fundadores. Sin embargo, contrario a eso la fundación de Valdivia no solamente implicó el empuje de colonizadores hispanos en el territorio sur de Chile, sino que también implicó la relación con asentamientos mapuche huilliches previos a la construcción de las ciudades coloniales. En Valdivia ya existía un asentamiento de alto valor ceremonial y comunitario, que permitió condiciones de instalación óptimas para los conquistadores. En el siguiente texto, abordaremos el primer periodo de ocupación hispana en Valdivia (1552-1599), el cual se caracterizó por las primeras impresiones de un lugar con mucha población indígena y condiciones geográficas aptas para el emplazamiento de la ciudad que se desarrolló rápidamente hasta su caída en 1599.

 “Un gran pueblo que se llama Ainil”

Las primeras impresiones que existen sobre lo que hoy conocemos como Valdivia vienen de la expedición realizada por Juan Bautista Pastene en 1544, quien bordeando la costa desde el norte logró llegar hasta esta zona:

Venimos navegando costa a costa hasta un río grande llamado Ainilebo [1] y a la boca del está un gran pueblo que se llama Ainil y esta en la altura 39° y 2/3.

Aquí pusimos nombre a este río, el río y puerto de Valdivia (…)[2].

A pesar de este temprano avistamiento, la toma de posesión en ese momento fue solo de palabras. Sería recién hacia 1552 que Pedro de Valdivia arribaría a estas tierras y comenzaría la fundación de Valdivia, según lo podemos apreciar en el testimonio de Mariño de Lobera:

Luego que los españoles pasaron a la otra banda, descubrieron un gran pedazo de tierra algo alta como una loma casi toda cercada de aquel rio donde tenían sus viviendas los naturales en razonables casas. Entraron los nuestros por esta loma y viéronla toda tan adornada de arboleda sembrada a mano que parecía un paraíso, así por la lindeza, y orden con que están puestos los árboles, como por el río que va jirando en redondo por aquella loma.

En medio desta tierra estaba una larguísima carrera de cuatrocientos pasos, donde los indios jugaban a la chueca, y entrando el gobernador por ella, siguiéndole los suyos comenzó a pasar la carrera diciendo a voces con gran regocijo, aquí se fundará la ciudad de Valdivia, cual otro Rómulo que intituló a Roma con su mismo nombre [3].

Tomando estos relatos, y las investigaciones arqueológicas de la última década, existen indicios de una gran población indígena local en la zona [4]. Resaltan las “razonables casas” en aquella loma descrita, que según las anotaciones de Guarda [5] posteriormente sería el barrio de La Carmenca  o de La Merced [6], ubicado en la actual calle Carlos Anwandter; y la cancha de chueca [7] (palihue) de cuatrocientos pasos (560 m aproximados), donde finalmente serían construidas las plaza mayor de la ciudad y los edificios principales del casco fundacional. Estos antecedentes plantean que Valdivia fue fundada sobre un territorio de alta relevancia política y comunitaria mapuche huilliche, de lo cual se vio beneficiada.

i2

Imagen 2. Plano topográfico del área de emplazamiento de Valdivia “Sector A: asentamiento indígena con razonables casas y arboleda plantada a mano (Mariño, [1580] 1865:138), luego barrio de La Carmenca o La Merced (Guarda, 1994:24, 41, 101–102). Sector B: larguísima carrera de cuatrocientos pasos (± 560 m) donde los indios juegan a la chueca (Mariño, [1580] 1865:138), luego plaza Mayor y solares principales de la ciudad” (Urbina, Adán, Mera, & Munita, 2016, pág. 312). Fuente: Urbina, S., Adán, L., Mera, R., & Munita, D. (2016). Fundación y refundación de la ciudad de Valdivia (lat. S. 39º): implicancias arqueológicas de dos modos de instalación hispana (ca. 1552 y 1647).

“Esta ciudad de Valdivia está asentada en un llano”

La elección de Valdivia como lugar de asentamiento hispano se relaciona a motivos de accesibilidad, dadas las conexiones que proporciona el río; de población indígena presente, que serviría como mano de obra, y la cercanía a enclaves mineros [8]. Gerónimo de Vivar da una primera caracterización del lugar en aquella fundación de la ciudad:

Esta ciudad de Valdivia está asentada en un llano; tiene algunas hoyas el río que pasa junto a ella cerca de la mitad de la ciudad. Está dos leguas de la mar y los navíos entran hasta la ciudad por él. Hay alrededor de esta ciudad muy grandes montes y en sus términos [9].

Como ya se mencionó, este “llano” al que se refería Vivar, era una cancha de palín, que implicaba un centro de reunión importante en la zona. Tomando datos de la época, el lugar contaba con una gran cantidad de población, que se puede apreciar en los documentos de las primeras encomiendas [10] de la ciudad y alrededores, pues “en 1562, por ejemplo, se otorgaron 3600 casas (ruka) con un total de 18.000 tributarios sólo en «Los Llanos de Valdivia» o valle central” [11], lo que da una idea de la cantidad de población en la zona. Agregado a lo anterior, una década más adelante y con la instalación de nuevos colonos

para el año 1575 el número de habitantes urbanos debió fluctuar entre 1.840 y 2.530 «españoles», más los mestizos catastrados sumaban un total de 4.348, a lo cual finalmente deben agregarse alrededor de 6.000 habitantes nativos; en suma, alrededor de 10.000 personas [12].

En cuanto al asentamiento hispano, la primera etapa colonial de Valdivia puede ser dividida en dos fases: una primera en la que la traza fue realizada en manzanas cuadradas de cuatro solares, que fueron destruidas en el terremoto de 1575. Posterior a ello, en una segunda fase ocurrió la reconstrucción de sólo algunas de estas manzanas cuadradas originales, generándose nuevas calles y manzanas rectangulares que seguirían la orientación del río [13].

Dado que los planos de esta época fueron destruidos en el levantamiento indígena de fines de siglo XVI, sólo se puede tener una idea del trazado de esta etapa de la ciudad por el plano que registra sus ruinas en la expedición holandesa de 1643 [14] (imagen 1). Siguiendo esto, para darnos una idea de la escala que alcanzó la ciudad antes de su destrucción, se puede hablar de que Valdivia ocupaba alrededor de 20 hectáreas, incluyendo espacios no edificados y espacios públicos, de las cuales al menos 13 estaban construidas [15]. Asimismo, contaba con un trazado de 35 manzanas, teniendo una alta densidad de manzanas por hectárea cuadrada (1,71 m/ha) en relación con ciudades similares de la época y cercanas [16].

La ciudad alcanzaría cierto estatus en este periodo gracias a la explotación de oro, astilleros y otras manufacturas, llegando a ser la segunda en población en el Reino de Chile luego de Santiago [17]. Esto llegaría a su fin con el levantamiento indígena de 1599 que arrasó con toda la ciudad. Los españoles intentaron resistir en el territorio con el fuerte de la Trinidad a inicios de la primera década de 1600, pero finalmente abandonaron por completo el lugar hacia 1606 [18], dando fin a esta primera etapa de ocupación española en Valdivia.

Joaquín Reyes Romero

Antropólogo

joaquin.reyes04@gmail.com

 

Bibliografía

Adán, L., Mera, R., Munita, D., & Urbina, S. (2010). Los primeros habitantes. Síntesis de la historia prehispánica de la actual Región de los Ríos. En Diagnóstico Patrimonio Cultural de la Región de los Ríos (págs. 4-25). Valdivia: Consultora Universidad Austral de Chile.

Guarda Geywitz, F. (1953). Historia de Valdivia 1552 – 1952. Santiago de Chile: Imprenta Cultura.

Guarda, G. (1990). Flandes Indiano. Las fortificaciones del Reino de Chile. 1541-1826. Santiago: Universidad Católica de Chile.

Guarda, G. (1994). Una ciudad chilena del siglo XVI: Valdivia: 1552-1604, urbanística, red pública, economía, sociedad. Santiago: Universidad Católica de Chile.

Mariño de Lobera, P. ([1580] 1865). Crónica del Reino de Chile. Colección de historiadores de Chile y de documentos relativos a la historia nacional. Santiago: Imprenta del Ferrocarril.

Memoria Chilena. (2018). La Encomienda. Una institución clave en la formación social de Chile. Recuperado el 03 de Abril de 2020, de Memoria Chilena. Biblioteca Nacional de Chile: http://www.memoriachilena.gob.cl/602/w3-article-685.html

Museo Mapuche de Cañete. (2020). Palin a través de la historia: desarrollo y sentido cultural. Recuperado el 4 de Abril de 2020, de Museo Mapuche de Cañete. Ruka Kimvn Taiñ Volil. Juan Cayupi Huechicura: https://www.museomapuchecanete.gob.cl/641/w3-article-54500.html?_noredirect=1

Urbina, S., & Adán, L. (2013). La ciudad de Valdivia y su jurisdicción: Elementos para una Historia Indígena en el período Colonial Temprano. Actas del V Congreso Nacional de Arqueología Histórica ArgentinaTomo II, págs. 175-206. Buenos Aires.

Urbina, S., & Chamorro, C. (2014). Ciudades tempranas en territorio mapuche-huilliche (38°-41° lat. Sur): Urbanística, cultura material y conformación social. IX Jornadas de Arqueología de la Patagonia, (págs. 120-130). Coyhaique.

Urbina, S., Adán, L., Mera, R., & Munita, D. (2016). Fundación y refundación de la ciudad de Valdivia (lat. S. 39º): implicancias arqueológicas de dos modos de instalación hispana (ca. 1552 y 1647). En L. M. Calvo, & G. Cocco, Primeros asentamientos españoles y portugueses en la América central y meridional. Siglos XVI y XVII (págs. 303-326). Santa Fe, Argentina: Ediciones UNL.

Vivar, G. d. ([1558] 1966). Crónica y relación copiosa y verdadera de los reinos de Chile. Santiago de Chile: Fondo Histórico y Bibliográfico José Toribio Medina.

Notas

[1] Posiblemente el topónimo de ainilebo corresponde más bien a los pueblos o asentamientos correspondientes al lebo o lof de Ainil. En otros mapas y menciones, como en el de los holandeses en 1643, se habla del río Valdivia con su nombre indígena de Guadalauquén o Guadalafquén (Urbina & Adán, 2013).

[2] (Guarda Geywitz, 1953, pág. 14)

[3] (Mariño de Lobera, [1580] 1865, pág. 138)

[4] (Urbina, Adán, Mera, & Munita, 2016), (Adán, Mera, Munita, & Urbina, 2010), (Urbina & Adán, 2013)

[5] (Guarda Geywitz, 1953)

[6] (Urbina, Adán, Mera, & Munita, 2016), (Guarda Geywitz, 1953)

[7] Palín o chueca: “El palin es un juego de bastón (weño) y bola (pali) de origen mapuche, que posee un fuerte componente ceremonial y político, funciones que combatieron primero los conquistadores y luego el Estado chileno” (Museo Mapuche de Cañete, 2020).

[8] (Urbina & Chamorro, 2014)

[9] (Vivar, [1558] 1966, pág. 158)

[10] Encomienda: “En recompensa por los servicios militares y financieros proporcionados durante la conquista, la Corona concedió encomiendas a los conquistadores. Estas correspondían a repartimientos de indios, es decir, un conjunto de población nativa organizada a través de caciques o curacas. Cada encomendero estaba autorizado de percibir tributos de los indios asignados. A cambio estaban obligados a proteger y evangelizar a los indios, quienes eran considerados como incapaces relativos, es decir, como menores de edad”. (Memoria Chilena, 2018)

[11] (Guarda, 1994, págs. 114-120 citado en Urbina, Adán, Mera, & Munita, 2016, pág. 313)

[12] (Guarda, 1994, págs. 101 citado en Urbina & Adán, 2013, pág. 177)

[13] (Guarda, 1994 citado en Urbina, Adán, Mera, & Munita, 2016)

[14] (Urbina & Chamorro, 2014)

[15] (Urbina, Adán, Mera, & Munita, 2016)

[16] En la época,“la densidad de manzanas o cuadras por hectárea (m/ha) posiciona a Valdivia como la urbe más densa o compacta (1,71 m/ha), seguida de Villarrica (0,9 m/ha), La Imperial (0,57 m/ha) y, finalmente Osorno (0,48 m/ha). (Urbina & Chamorro, 2014, pág. 123).

[17] (Guarda Geywitz, 1953)

[18] (Guarda, 1990 citado en Urbina, Adán, Mera, & Munita, 2016)